compartimos
la actualidad contigo

26 oct 2010

Las cosas bien hechas: Rompesedas, vino de Toro.

El pasado fin de semana, por fin nos decidimos a tomarnos un descanso de nuestras labores informáticas y  acudir a Zamora para disfrutar de una tierra de buena comida, buena gente y sobre todo de buen vino. Como es natural,  no podíamos desaprovechar la ocasión de visitar alguna bodega, eligiendo Rompesedas por recomendación directa de David Barro de Coalla Gourmet y de Ruben Becker de Lasal que nos concertó la visita el sábado. A las 12 en punto, como clavos, nos presentamos en la bodega, un edificio moderno y muy bonito, en el pueblo del Pego. Nos recibió Mavi, con una acogedora sonrisa que nos acompañaría toda la visita. Nos mostró el edificio por dentro, mucho más grande de lo que aparenta desde fuera, incluyendo las zonas de producción, sala de barricas y nave de almacenamiento de las botellas y respondiendo amablemente a todas nuestras dudas y preguntas (que fueron muchas). Tras visitar las instalaciones, pasamos a probar el Rompesedas 2005 y 2006. Dos vinos que hoy por hoy se muestran diferentes, con una acidez desacostumbrada para los vinos de toro, un bonito color picota, con una mezcla de torrefactos y frutos rojos que se va haciendo más goloso a medida que reposa en la copa, más agresivo y potente el 2006, que desapareció de nuestras copas. Si el mejor baremo para clasificar un vino es medir a qué velocidad se esfuma, este es excelente. Al finalizar la cata acudimos a ver las viñas, a pesar de que inicialmente la visita era solo a la bodega, Mavi nos acompañó a la finca Rompesedas que da nombre al vino, dónde pudimos ver racimos en las plantas nuevas (el enólogo decidirá cuando están listas) junto con las añejas de 70 años que son cuidadas diariamente. Además del propio vino, lo más llamativo de toda la visita es que fué un compendio de buenas prácticas en cuanto a la atención al cliente se refiere, una trato esmerado, cercano, con consejos sobre la zona, sin mirar el reloj..., la visita se convirtió en una mañana de sábado realmente agradable,  y francamente, es algo que cada vez agradezco más en un entorno donde la prisa y la cuenta de resultados ha acabado en muchas ocasiones con el trato delicado a los clientes. Les deseo lo mejor y prometo tener siempre unas botellas de Rompesedas en mi cava para compartirlo con mis invitados. Salud.

El pasado fin de semana, por fin nos decidimos a tomarnos un descanso de nuestras labores informáticas y  acudir a Zamora para disfrutar de una tierra de buena comida, buena gente y sobre todo de buen vino. Como es natural,  no podíamos desaprovechar la ocasión de visitar alguna bodega, eligiendo Rompesedas por recomendación directa de David Barro de Coalla Gourmet y de Ruben Becker de Lasal que nos concertó la visita el sábado.

A las 12 en punto, como clavos, nos presentamos en la bodega, un edificio moderno y muy bonito, en el pueblo del Pego. Nos recibió Mavi, con una acogedora sonrisa que nos acompañaría toda la visita. Nos mostró el edificio por dentro, mucho más grande de lo que aparenta desde fuera, incluyendo las zonas de producción, sala de barricas y nave de almacenamiento de las botellas y respondiendo amablemente a todas nuestras dudas y preguntas (que fueron muchas).

Tras visitar las instalaciones, pasamos a probar el Rompesedas 2005 y 2006. Dos vinos que hoy por hoy se muestran diferentes, con una acidez desacostumbrada para los vinos de toro, un bonito color picota, con una mezcla de torrefactos y frutos rojos que se va haciendo más goloso a medida que reposa en la copa, más agresivo y potente el 2006, que desapareció de nuestras copas. Si el mejor baremo para clasificar un vino es medir a qué velocidad se esfuma, este es excelente.

Al finalizar la cata acudimos a ver las viñas, a pesar de que inicialmente la visita era solo a la bodega, Mavi nos acompañó a la finca Rompesedas que da nombre al vino, dónde pudimos ver racimos en las plantas nuevas (el enólogo decidirá cuando están listas) junto con las añejas de 70 años que son cuidadas diariamente.

Además del propio vino, lo más llamativo de toda la visita es que fué un compendio de buenas prácticas en cuanto a la atención al cliente se refiere, una trato esmerado, cercano, con consejos sobre la zona, sin mirar el reloj..., la visita se convirtió en una mañana de sábado realmente agradable,  y francamente, es algo que cada vez agradezco más en un entorno donde la prisa y la cuenta de resultados ha acabado en muchas ocasiones con el trato delicado a los clientes.

Les deseo lo mejor y prometo tener siempre unas botellas de Rompesedas en mi cava para compartirlo con mis invitados.

Salud.

Otras noticias
20 jul 2018

Google ha cambiado sus políticas de posicionamiento y Google Maps

Recientemente Google ha empezado a modificar tanto las políticas de algunos de sus productos como Google Maps como los algoritmos de su buscador. Te contamos en que consiste y como afecta a tu sitio web.

12 jun 2018

Ticmedia consigue uno de los primeros 4 certificados de DPD en España

Los cuatro primeros Delegados de Protección de Datos (DPD o DPO en inglés) certificados de España ya tienen su acreditación de AENOR tras la prueba realizada el pasado 28 de mayo, prueba a la que sólo accedieron las personas que reunían los pre-requisitos necesarios de experiencia y/o formación. La certificación acredita los conocimientos de los DPD conforme al Esquema de Certificaciónde Delegados de Protección de Datos de la Agencia Española de Protección de Datos.

Estamos muy orgullosos de  poder decir que, nuestra especialista en protección de datos personales, Rocío Lozano, ha conseguido una de esas primeras 4 certifcaciones, que nos convierte en pioneros en el sector de la consultoría y asesoría en materia de protección de datos personales.